Artículos
...

Leer, mirar y aprender: tres nuevos libros para pequeños ciudadanos

Mensaje recibido Enciclopedia de las comunicaciones para pequeños ciudadanos

Trabajos sobre las fiestas y celebraciones, las grandes casas chilenas y la historia de las comunicaciones suman temáticas de interés para los niños lectores.

Representado tal como se le vio en 1995 en el videoclip de “Déjate caer”, Álvaro Henríquez aparece dibujado por Rafael Cuevas en la ilustración dedicada a la famosa Yein Fonda. Es una página abierta al azar en el libro “¡Que empiece la fiesta!”, un amplio recorrido por la ruta de celebraciones en Chile: religiosas como La Tirana o el Cuasimodo, isleñas como la Tapati rapanuí, campesinas como la vendimia y desde luego nacionales como las Fiestas Patrias, donde figura el músico del grupo Los Tres.

Con textos de Amparo García, este libro ilustrado integra la nueva partida de títulos informativos de Ediciones SM ($10.900), que arrancó en 2017 con dos volúmenes. Son pequeños lectores y a la vez, ciudadanos en formación.

“La tendencia de los libros infantiles informativos es una realidad. No se trata de ficción, sino de temas de la realidad que permiten a los niños conocer nuevos contenidos que no tienen que ver con el colegio. Es una temática amplia y súper libre”, señala Sergio Tanhuz, de SM. “En Chile estamos viviendo un tiempo fuerte en la formación de ciudadanía. Eso se ve en las calles y también en los libros informativos”, agrega.

La nueva trilogía incluye el libro “Mensaje recibido”, de Mari Ferrer, una dinámica enciclopedia de las comunicaciones, ilustrada por Jorge de La Paz. Allí se explica la evolución de los medios e instrumentos de transmisión de un mensaje, desde el arte rupestre, las señas de humo y los tambores, hasta los siglos de las grandes tecnologías y sus veloces avances para la radio, la televisión, internet y las redes sociales.

El tercer título es “Casas con historia”, de Manuel Peña, ahora en un ámbito del patrimonio local más que de la historia universal, con una selección de fabulosas casonas y palacios de norte a sur, dibujadas por Nicolás Valenzuela.

En sus páginas se redescubre un atlas de magníficas edificaciones, como el Palacio Astoreca del norte salitrero o la Casa Giménez, un arábigo palacio en medio del desierto. También las casas La Chascona y La Sebastiana, de Neruda; la Quinta Rioja y el Palacio Vergara en Viña del Mar o la hacienda El Huique, hasta llegar a los fastuosos palacios puntarenenses Braun Menéndez y Sara Braun, construidos a unos cuantos metros uno de otro en el 1900.

La serie de SM sumará un libro más durante este año y ya prepara otros cinco para 2019.

Fuente: El Mercurio
Autor: Iñigo Díaz

...

Inmigración, familia y diversidad: las novedades en literatura infantil

Cuentos_sin_fronteras_72dpi

Una docena de nuevos títulos llega a librerías, como Cuentos sin fronteras y Cuando las niñas vuelan alto. Los libros narran historias en torno a los miedos, la tolerancia y la amistad.
Son tres amigas, Adriana, Jimena y Martina, quienes tienen grandes sueños. Una quiere ser violinista cuando crezca, la otra desea ser piloto de grandes aviones y la tercera una escritora de reconocidas historias. Pero resulta que la banda de “Don Noloconseguirás” les ha llenado los bolsillos de piedras.

Así comienza la aventura de las tres amigas decididas a luchar por sus sueños, que protagonizan Cuando las niñas vuelan alto, de la autora española Raquel Díaz, libro recién editado por Lumen.

El ejemplar es parte de una serie de novedades de literatura infantil que llega a librerías, a pocos días del inicio de las vacaciones de invierno. Los nuevos títulos, además de entretener, cumplen más propósitos en sus páginas. Sus historias también están en sintonía con los tiempos actuales. Libros que tratan los temores de los más pequeños, que hablan de padres separados, de migración, de identidad y de discapacidad.

Aventuras extrañas
“Hola soy Cuco. ¿Has escuchado sobre mí? Soy alguien famoso y casi todo el mundo me conoce”, así se presenta el personaje del libro Andate Cuco, de la sicóloga chilena María Isabel García y el ilustrador Pablo Véliz (Recrea Libros). “¿Sabías que cada persona tiene su propio Cuco? Tú también tienes uno, debe ser algún primo mío”, dice el título que reflexiona sobre los miedos en la infancia.

En mayor o menor grado, el miedo se cuela en la mente de los pequeños, ya sea a la oscuridad, a un extraño o a un lugar determinado. Pero los protagonistas de El Sr. Cuco y Puro Pelo, creado por el argentino Juan Chavetta, son muy amigables. Es más, desean que las personas que se acerquen a ellos sepan que es posible incluso llegar a acariciar el pelo del Sr. Cuco.

¿Es posible superar todos los problemas? Quizá no, pero poco a poco se pueden enfrentar. Por lo menos es lo que intenta el niño que protagoniza Yo voy, del ilustrador uruguayo Juan Manuel Díaz.

El pequeño realiza una travesía por agua, cielo y tierra. Luego de despedirse de sus padres toma su embarcación, cruza océanos y conoce a una serie de personajes antes de llegar a una isla.

A Adela le hubiese gustado ese recorrido por el mar, pero está entrampada buscando sus calcetines extraviados. Ella es muy ordenada, pero no hay caso, busca incluso hasta en el baño. Adela y los calcetines desaparecidos habla en sus coloridas páginas, ilustradas por la dibujante nacional Bernardita Ojeda, de la discapacidad visual.

La situación de padres separados es la historia que desarrolla Un reino partido por la mitad, de la brasileña Rosa Amanda Strausz. Mientras que la diversidad en la formación es lo que expone De familia en familia, de José Nesis y Paula Szuster, quienes convocaron a 15 ilustradores para reflexionar sobre el significado de la tolerancia y la convivencia.

El amor entre padre e hijo está presente en Sábados, relato escrito por María José Ferrada. Miguel es un niño que espera todas las semanas a su padre músico para acompañarlo, cada sábado, a tocar guitarra y pandero por diferentes sectores de Valparaíso.

Cambios culturales, fronteras y separaciones forzadas, la migración es también un tema para los creadores de historias infantiles. La cruda realidad de la guerra en Siria cruza las páginas de Para siempre, Noura, de la autora nacional Francisca Cortés, volumen ilustrado por Paulina Silva. El niño que narra el cuento es amigo de Noura. Son vecinos y cada día caminan juntos a la escuela, ubicada en una zona bombardeada y dominada por la violencia.

Cuatro historias protagonizadas por niñas y niños latinoamericanos, que por diferentes motivos deben cambiar de país, conforman el libro Cuentos sin fronteras. La antología la integran Ana María Güiraldes, J.L. Flores, Mari Ferrer y Esteban Cabezas.

Los clásicos
En temas de identidad local hay historias como las de Paloma Ururi, de Marcelo Escobar. Paloma es una niña que recorre el norte y sur de Chile buscando una flor con virtudes medicinales para ayudar a su abuelo enfermo. En un territorio más acotado, pero lleno de episodios atractivos, es la aventura que vive la protagonista de Javiera descubre Wallmapu. El libro nació cuando su autora, Nadia Vásquez, quiso transmitirle la cultura mapuche a su hija de cinco años. Obra que se puede complementar con Mi primer diccionario de Mapudungun, de Nieves Garmendia e ilustraciones de Alejandra Oviedo.

Para los curiosos que desean saber, por ejemplo, ¿cómo se forma la nieve?, está Ciencia para pasar el invierno creado por los argentinos Valeria Edelsztein y Javier Reboursin. El mundo de los insectos, que para muchos produce gran atractivo, se narra con bellas imágenes en Insectopedia, de Daniel Aguilera-Olivares e ilustrado por Itza Maturana. También se edita Vuelo de pájaros americanos, de Juan José Donoso, con dibujos de Raquel Echenique.

Sin embargo, si prefiere regresar a los clásicos, la editorial Una Luna acaba de imprimir nuevas versiones de El soldadito de plomo, de Hans Christian Andersen; La flauta mágica, de Emanuel Schikaneder; El Cascanueces, de An Leysen y El lago de los cisnes, de Piotr Ilich Chaikovski.

Fuente: La Tercera

Autor: Javier García

...

Nuevos libros infantiles: creación, actualidad e historia

Casas_con_historia

 

Colección Pequeño Ciudadano edita Mensaje recibido, ¡Qué empiece la fiesta! y Casas con historia. Están los títulos de arte como La maleta mágica y Cordillera azul.

¿Qué tienen en común la Pampilla en Coquimbo, la Tapati en Rapa Nui, el día del Roto Chileno, el Año Nuevo, la Noche de San Juan y la Semana valdiviana?

Las une tener una fecha determinada para conmemorar y festejar. Como el Roto Chileno, que recuerda a los soldados que se enfrentaron en la batalla de Yungay, el 20 de enero de 1839. Ahora hay celebraciones familiares, religiosas, populares, deportivas, y esa ruta de eventos y sus diferencias se puede conocer en el libro ¡Qué empiece la fiesta!, escrito por Amparo García e ilustrado por Rafael Cuevas.

El título es uno de tres nuevos ejemplares publicados por la colección Pequeño Ciudadano, de la editorial SM. Los otros dos son Mensaje recibido, de Mari Ferrer y Jorge De la Paz y Casas con historia, con texto de Manuel Peña y dibujos de Nicolás Valenzuela.

“La idea es revisar el pasado y el presente en sintonía con los cambios que vive nuestra sociedad a nivel local y global”, dice sobre la colección Sergio Tanhnuz, director de Publicaciones SM. La colección comenzó el año pasado con los volúmenes Historia gráfica de Chile y Todos somos arquitectos. “Para este año, además, se proyecta un título más, con texto de Marcelo Simonetti e ilustraciones de Fabián Rivas. Y para el próximo año vienen otros 4 títulos”, adelanta Tanhnuz.

El libro Mensaje recibido, subtitulado Enciclopedia de las comunicaciones, muestra la evolución de los medios a lo largo de la historia. Desde los contadores de historias en la antigüedad, que exhibe la tradición oral, pasando por la imprenta hasta el Lenguaje de SMS “a partir de abreviaturas y omisión de vocales”.

La arquitectura y la memoria están presentes en la obra Casas con historia. Partiendo por una mansión de la época salitrera como es el Palacio Astoreca, ubicado en Iquique. El recorrido narra el pasado de 22 construcciones que van de norte a sur del país hasta el palacio Sara Braun, en Punta Arenas.

La mayoría son espacios declarados Monumento Nacional o Histórico. Se pueden conocer detalles de la Casa Colorada, donde vivieron Bernardo O’Higgins y Lord Cochrane; la casa de los Diez, refugio de artistas y poetas; la Posada del Corregidor; el palacio Bruna; La Chascona y La Sebastiana, casas de Pablo Neruda.

En otras novedades editoriales, el sello Ekaré Sur, distribuye en librerías dos ejemplares para acercar el arte a los niños. A través de relatos sencillos se pueden apreciar los dibujos de Valentina Cruz (Concepción, 1940), que ilustran La maleta mágica y las pinturas de Pablo Domínguez (1962-2008) que forman Cordillera azul. Cada libro finaliza con una biografía del artista y una selección de su trabajo.

Publicado por: La Tercera (Culto). Autor: Javier García

...

Marcela Paz y “Papelucho”: 115 años del natalicio de la autora y 70 años de la aparición del personaje

papeluchonatalicio

El 28 de febrero se cumplieron 115 años del natalicio de la escritora chilena Esther Huneeus Salas de Claro (1902-1985), conocida como Marcela Paz, creadora de Papelucho, uno de los más entrañables personajes de las letras latinoamericanas para niños.

Como si fuera poco, este año celebramos, también, siete décadas de la primera edición de Papelucho, la obra más popular de Marcela Paz, que tiene como héroe a un niño de una familia de clase media chilena. El libro vio la luz en Santiago de Chile, en 1947, después de obtener una mención en el concurso de novelas infantiles convocado por la editorial Rapa Nui. (El premio correspondió a otro clásico de la LIJ en nuestra lengua: Cocorí, del costarricense Joaquín Gutiérrez).

El éxito de Papelucho fue tal, que la novela se convirtió en el punto de partida de una saga protagonizada por el personaje infantil que desarrolló Marcela Paz a lo largo de casi 30 años, y que incluyó las narraciones Papelucho historiador (1954), Papelucho detective (1956), Papelucho en la clínica (1958), Papelucho perdido (1960), Papelucho: Mi hermana Ji (1964), Papelucho misionero (1966), Diario secreto de Papelucho y el marciano (1968), Papeluchio: Mi hermano hippie (1971), Papelucho en vacaciones (1972) y Papelucho:¿Soy dix-leso? (1974), escritas todas a manera de diario de un niño.

Una prueba contundente de la vigencia de Papelucho ha sido la reedición de su ciclo narrativo realizada en 2014 por Ediciones SM Chile, como parte de la colección El barco de vapor. Para llevar a cabo este proyecto, SM apostó por nuevas ilustraciones, firmadas por Rommy Rivera, que, de alguna manera, recrean el espíritu de los antiguos dibujos de Yola (la hermana de la autora), que acompañaron a las obras en el momento de su aparición.

Marcela Paz
¿Cuál es el secreto del éxito de Papelucho? ¿Por qué este personaje infantil mantiene su lozanía? Quizás la mejor forma de responder a esas preguntas sea dándole la palabra al enfant terrible creado por Marcela Paz para ser testigos del desenfadado e ingenuo discurso narrativo con el que tantos niños se han identificado a lo largo de 70 años:
Estaba partiendo nueces con el martillo, cuando me maté un dedo. Fue sin vuelta. Mi pobre dedo agonizó toda la noche. Yo lo sentí palpitar y palpitar hasta que me dormí, debe haberse muerto en ese momento porque no latió más. Uno ni sabe que tiene corazón hasta en los dedos. Ahora que está muerto, no duele, pero se está poniendo negro y me da como pena de él. No sé cómo enterrarlo. Es terrible tener un dedo muerto y que nadie lo sepa.

Fuente: http://blog.cuatrogatos.org/blog/?p=4934