...

principe_feliz_cu_172966.indd

 

Nuevas tendencias en la demanda: más relatos policiacos y de intriga, menos distopías y fantasía

El catalán fue el idioma invitado en la edición de este año

Autocensura y sobreprotección en la literatura infantil.

La lectura no disminuye entre las nuevas generaciones y los libros para niños y jóvenes se mantienen con una cierta solidez, apoyados por una industria que ha creído con ellos. El futuro se presenta, por lo tanto, esperanzador. Esta es una de las impresiones generales recogidas tras la Feria del Libro de Bolonia, la más importante del mundo para la literatura infantil y juvenil, que se celebró en la ciudad italiana la pasada semana, y donde Cataluña y las Islas Baleares fueron la cultura invitada, por lo que hubo una gran presencia de la industria editorial catalana. El lado más sombrío ha sido comprobar que el libro y lo que significa está retrocediendo en algunos países. Por ese motivo, la Organización Internacional para el Libro Infantil y Juvenil (IBBY) decidió anular el Congreso del año 2018, que se iba a celebrar en Estambul. Así lo anunció el presidente el IBBY, Wally de Doncker, en el transcurso de la Feria.

La sección turca, que llevaba más de un año trabajando en este importante congreso, ya comentó las trabas, obstáculos y problemas que estaban teniendo en su país, especialmente después del presunto golpe de Estado del año anterior. La intolerancia del Gobierno de Erdogán está llevando al país a una regresión de la libertad, la igualdad y los valores que siempre ha defendido el IBBY para la formación de los jóvenes lectores. No se sabe si dará tiempo a preparar un nuevo congreso (es bianual) en otro país. En España se celebró en el 2010, y está previsto que los siguientes tengan lugar en Moscú (2020) y Suiza (2022).Al margen de esta incertidumbre, la Feria de Bolonia de este año ha sido un éxito. Así lo comentaban los editores, autores, ilustradores y distribuidores que se pasearon por los 20.000 metros cuadrados del recinto. Han aumentado un 10% los visitantes, y se ha notado la mano de la nueva directora, Elena Pasoli , que ha potenciado los actos culturales.

La Feria de Bolonia es una feria profesional de compra y venta de derechos y de encuentros entre los diversos sectores de la industria infantil. También sirve para tomar el pulso a la literatura a nivel mundial, y saber hacia dónde van los libros para los nuevos lectores. No se han notado tendencias que marquen un nuevo camino, y se mantienen las líneas generales existentes. Fantasy, utopías, distopías, aledaños de El señor de las anillos, mundos paralelos… siguen imponiéndose entre los libros para jóvenes; si bien esta temática siempre ha funcionado mejor en el mundo anglosajón que en el hispano. Teresa Tellechea, editora de SM, señala que aunque ha pasado la época de las distopías, aún no han desaparecido y conviven con la novela de aventuras y la realista, siempre con un punto sentimental para jóvenes. Para Marta Bueno, responsable del área infantil y juvenil del grupo Planeta, lo juvenil se suele mover más por fenómenos sociales y libros o temas que se ponen de moda y sirven de arrastre. Cree, sin embargo, que en el futuro inmediato es la literatura infantil (de 8 a 12 años) la que se presenta como más sólida y con mejores perspectivas, a pesar del boom juvenil.

Dentro de la infantil conviven diferentes temas, pero hay uno de ellos que, para Marta Bueno, se está imponiendo: el humor. «Cualquier libro para niños, sea de aventuras, policíaco o realista, ha de tener humor».En cierto modo coincide con Reina Duarte, directora de Edebé y la única española que es miembro del jurado del Premio Andersen (que se concede cada dos años en Bolonia). «Predominan los libros de entretenimiento, algo que ha existido ya desde Cervantes», dice la editora, quien señala que la industria del libro para niños tiene un doble cometido: ganar dinero y formar buenas personas. Cree que el sector infantil y juvenil no está en crisis, sino que ya se ha asentado y goza de cotinuidad y buenas perspectivas.En cuanto a la temática, afirma que una de lasn tendencias que se está consolidando es la aparición de personajes femeninos activos y de carácter fuerte. Cada vez aparecen más los libros cuyas protagonistas son mujeres (algo que antes no sucedía por temor a no enganchar al lector varón).

La editora de Edebé apunta que la novela policíaca y el thriller se está imponiendo para niños y jóvenes lo mismo que sucede en el lector adulto. Intuye también un cierto cansancio de esa temática de fantasía épica, mundos paralelos y ciencia-ficción.Los ilustradores son los grandes protagonistas de la Feria de Bolonia, que todos los años ofrece una gran exposición con los mejores del mundo. Este año se seleccionaron más de 70 ilustradores, entre ellos los españoles Ximo Abadía, Miren Asiain Lora, Esther Bernal, Ana Bustelo, Adolfo Serra y Manuel Marsol, quien obtuvo el Premio Internacional de Ilustración Feria de Bolonia-Fundación SM destinado a un autor menor de 35 años.Otros dos galardones que se otorgaron en el marco de la Feria de Bolonia fue el Premio Straga (algo así como el Goncourt francés), que en desde hace dos años se concede también a los mejores libros infantiles y juveniles publicados en Italia durante el año. Los ganadores fueron el español David Cirici por Musgo, traducida al italiano, y Luigi Garlando por El verano que conocí al Ché.

El premio de la Feria de Bolonia al mejor libro de ficción, que reconoce la excelencia editorial en el diseño gráfico, la innovación en formato y la capacidad de captar la atención de un joven lector, correspondió a La niña de los libros, de Oliver Jeffers y Sam Winston. También hay que destacar el impulso de autores, ilustradores y editores latinoamericanos, que están teniendo, año a año, mayor presencia y repercusión internacional.

Fuente: El Mundo.es